Alojamiento turístico

Claves

  • En 2018 se superan por primera vez las 90.000 plazas turísticas, con un incremento de más de 4.000 plazas desde 2016.
  • El aumento de plazas lo lideran los hoteles y las viviendas turísticas, con más de 2.000 respectivamente.
  • Crecen las plazas hoteleras de mayor categoría, más de un 40% desde 2016.
  • Todos los municipios han crecido en número de plazas de 2011 a 2018 pero a diferente ritmo: Sant Joan de Labritja (+15,3 %), Sant Josep de Sa Talaia (+13,7 %), Santa Eulària des Riu (+13,5 %), Sant Antoni de Portmany (+11 %) e Ibiza un 1,9 %.
DefiniciónNúmero de plazas turísticas del alojamiento turístico reglado
MetodologíaRecogida de los datos de establecimientos y de plazas turísticas regladas por tipología y categoría
UnidadesNúmero de plazas turísticas
TemporalidadAnual
Escala geográficaMunicipios e Ibiza isla
Fuentes de informaciónConsell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)
ObservacionesEn la tipología de hotel se incluyen: hoteles, hoteles apartamentos, hoteles residencias, residencia apartamentos, ciudad de vacaciones, hostales, fondas y casa de huéspedes
En la tipología de turismo rural se incluyen: agroturismos, turismos rurales y turismo de interior
En la tipología de viviendas turísticas se incluyen las viviendas turísticas de vacaciones y las estancias turísticas en viviendas.

Resultados

El número de plazas turísticas en la isla de Ibiza superó los 90.000 en 2018, creciendo un 3,9 % respecto el año anterior. Del 2011 al 2018 se han sumado 7.956 plazas, lo que representa un crecimiento del 9,6 %. Analizando las diferentes tipologías, se observa que el alojamiento se encuentra dominado por los hoteles, que concentran el 62,8 % de las plazas. En segundo lugar, los apartamentos representan el 23,1 % de las plazas. Las viviendas turísticas son el 11,6 % de las plazas mientras que los campings son el 1,8 %. En último lugar, se encuentran las plazas de la oferta de turismo rural, con un 0,8 % de las plazas (datos para 2018) (Figura 20).

Observando la evolución de las diferentes tipologías, se descubre que las viviendas turísticas son las que han experimentado un mayor crecimiento,  del 238 % entre 2011 y 2018. En 2011 la isla contaba con  3.109 plazas y en 2018 se han superado las 10.500. El turismo rural, aun siendo la categoría con menos plazas, también ha crecido en la isla, un 35 % para el período 2011-2018. Las plazas en hoteles han crecido un 2,3 % del 2011 al 2018, aunque destaca el crecimiento de plazas del 2018 respecto 2017, del  5,1 %  (+2.747 plazas). Este hecho puede ser debido a aspectos regulatorios, que incluyen  la regularización de plazas turísticas de los años 2015 y 2016, aunque no ha sido hasta 2018 que se han dado de alta en el registro. También, la Disposición Transitoria del Decreto Ley 3/2014, de 6 de diciembre[1], ha permitido a los establecimientos turísticos ampliar plazas turísticas.  Los apartamentos turísticos son la única tipología que muestra un descenso del número de plazas entre 2011 y 2018, del 4,2 %, y en el caso de los campings, el número de plazas no ha variado.

Dentro de la oferta hotelera,  los que han crecido con más fuerte son los hoteles, especialmente los de mayor categoría (+9,9 % entre 2011 y 2018).  Concretamente, los hoteles de 4 y 5 estrellas, han aumentado un 521,4 % y un 74,2 %, respectivamente, entre 2011 y 2018 (según la Ley 8/2012[2] solo se podrán inscribir nuevos establecimientos hoteleros que sean de categoría mínima de cuatro estrellas). Los hoteles apartamento han incremento un 1,6 % las plazas y los hoteles residencia han bajado un 25,2 % entre 2011 y 2018. El resto de tipologías han disminuido o mantenido su presencia debido a que según la Ley turística de les Illes Balears 8/2012 solo se podrán inscribir nuevos establecimientos hoteleros de categoría mínima de cuatro estrellas y aquellos hoteles, hoteles-apartamento existentes que aumenten de categoría o cambien de grupo manteniendo una categoría similar, aunque no lleguen a la categoría de cuatro estrellas. Asimismo, los hostales, los hostales-residencia, las pensiones, las posadas, las casas de huéspedes, podrán mantener su categoría o convertirse en otras empresas de alojamiento turístico siempre que reúnan los requisitos exigidos en dicha ley y en la normativa que les sea de aplicación para adquirir dicha condición, debiendo superar los planes de modernización existentes o que se establezcan. En el caso de los apartamentos, aunque  la evolución 2011-2018 del número de plazas es negativo, se observa que los apartamentos de menor categoría han disminuido sus plazas y los de mayor categoría, en especial, los de 4 llaves han experimentado un gran crecimiento, pasando de 1 establecimiento con 29 plazas en 2011 a 13 establecimientos y  1.894 plazas en 2018 (según la Ley 8/2012 solo se podrán inscribir nuevos establecimientos que sean apartamentos con categoría mínima de tres llaves) (Figura 20).

En la oferta de turismo rural, se observa un crecimiento importante  y constante de los agroturismos, del 45,1 % entre 2011 y 2018. Los hoteles rurales se han mantenido prácticamente igual, y el turismo rural no ha incorporado nuevas plazas (período de referencia 2011-2018). Es importante matizar, que la Ley 8/2012, de 19 de julio, exige a los hoteles rurales de nueva creación la declaración de interés general y de evaluación de impacto ambiental a diferencia de los agroturismos que no han de realizar estos trámites. Así se frena la creación de este tipo de plazas en favor del agroturismo, la otra tipología de alojamiento en el medio rural existente. Los hoteles rurales cuentan también con una regulación más específica desde la aprobación del Decreto 20/2015[3]. La oferta de plazas en campings se ha mantenido estable[4],  y de los que más hay son de 2ª categoría, con el  66% de las plazas. (Figura 21).

La oferta de plazas en viviendas turísticas ha crecido de la mano de las viviendas objeto de comercialización de estancias turísticas, que han pasado de 261 establecimientos y cerca de 2.000 plazas en 2011 a más de 1.100 establecimientos y 9.438 plazas en 2018 (Figura 22). En el caso de las viviendas turísticas de vacaciones, la Ley 8/2012, de 12 de julio, reconoce su condición de alojamiento turístico, pero las deja de regular, lo que supone una parada en las inscripciones. En cambio, en las estancias turísticas en viviendas, la primera normativa relativa que las regula es la Ley 2/2005, de 22 de marzo[5], donde se regula y permite la actividad de comercializar estancias turísticas en viviendas (con oferta y prestación de servicios turísticos) con independencia de la clasificación del suelo donde se encuentran ubicados. Estas viviendas deben reunir unos requisitos preestablecidos de calidad, y no tienen la condición de establecimiento de alojamiento turístico. Se disponía de un plazo máximo de 6 meses para poder acogerse y, una vez pasado este tiempo, la actividad se regularía por la normativa de viviendas que seguía vigente. Con la entrada en vigor de la Ley 8/2012, se pretende integrar con pequeñas modificaciones la anterior ley. Se regula la actividad consistente en comercializar estancias turísticas en viviendas; estas empresas no se clasifican entre las turísticas de alojamiento (su actividad no está condicionada al tipo de suelo donde se ubica la vivienda) y no existe limitación en el crecimiento de plazas ni por parte de la normativa turística ni de los planes y planeamientos urbanísticos, lo que queda modificado con la aprobación de la Ley 6/2017, de 31 de julio[6] que mantiene que la inscripción de nuevas viviendas residenciales que se comercialicen turísticamente queda condicionada a aportar plazas de otras viviendas dados de baja. La demanda cada vez más creciente y la emergencia de plataformas digitales tipo Airbnb o Windu, también han favorecido la aparición de nuevas plazas.

Por municipios, Sant Josep de Sa Talaia y Santa Eulària des Riu son los que concentran un mayor número de plazas y establecimientos. Seguidamente, se encuentra Sant Antoni de Portmany e Ibiza, y en último lugar Sant Joan de Labritja.  Todos los municipios han crecido en número de plazas entre 2011 y 2018, aunque algunos con más intensidad que otros. Así, encontramos que Sant Joan de Labritja ha crecido un  15,3 %, Sant Josep de Sa Talaia un 13,7 %, Santa Eulària des Riu un 13,5 %, Sant Antoni de Portmany un 11 % e Ibiza un 1,9 % (Figura 23).

Analizando cada municipio en concreto se aprecian evoluciones diferentes en función de la tipología de alojamiento.

En Ibiza, predomina la oferta en hoteles con un 70,9 % de las plazas. Los apartamentos representan el 27,5 % y las plazas en viviendas turísticas el 1,4 % (datos para 2018). Sin embargo, el mayor crecimiento  se ha dado en la oferta de viviendas turísticas que aun siendo poca ha aumentado considerablemente. Así, si en 2011 solo había 1 establecimiento y 7 plazas, en 2018  hay  30 establecimientos y más de 200 plazas. También los hoteles tienen más plazas en Ibiza en 2018 que en 2011, concretamente un  7,9 %. Cabe destacar, que solo en 2018 se han sumado al municipio  casi 1.000 plazas turísticas.

En Sant Antoni de Portmany, los hoteles representan el 65,1 % de las plazas, los apartamentos el 23,9 %, las viviendas turísticas el 8,6 %, los campings el 1,5 % y el turismo rural el 0,9 % (datos de 2018). Aquí también se detecta que la oferta  en viviendas  turísticas ha crecido con fuerza, pasando de  24 establecimientos y 193 plazas en 2011 a 198 establecimientos y  más de 1.500 plazas en 2018.

En Sant Joan de Labritja los hoteles concentran el 59,1 % de las plazas turísticas del municipio, seguido de los apartamentos turísticos con el 19,8 %, las viviendas turísticas con el 17,5 % y el turismo rural con un 3,6 %.  También en este caso, las viviendas turísticas experimentan un fuerte incremento, triplicando el número de plazas en 2018 respecto 2011.

En Sant Josep de Sa Talaia también predominan las plazas hoteleras, con el 58,8 % de las plazas turísticas del municipio. Los apartamentos representan el 23 %, las viviendas turísticas el 16,6 % y los campings el 1,5 % (datos de 2018). Igual que en los casos anteriores, la oferta en viviendas turísticas crece con fuerza en el municipio, quintuplicando las plazas en 2018 respecto las existentes en 2011.

En Santa Eulària des Riu, los hoteles concentran el 61,5 %, los apartamentos el 20,9 %, las viviendas turísticas el 12,7 %, los campings el 3,7 % y el turismo rural el 1,2 %.  Tampoco este municipio se escapa de la tendencia observa en el resto de municipios, el fuerte crecimiento de las plazas en viviendas, que en este caso, también quintuplica las plazas en 2018 comparado con 2011

[1] Decreto Ley 3/2014, de 5 de diciembre, de medidas urgentes destinadas a potenciar la calidad, la competitividad y la desestacionalización turística en las Illes Balears. BOIB núm. 167 de 06 de Diciembre de 2014 y BOE núm. 31 de 05 de Febrero de 2015

[2] Ley 8/2012, de 19 de julio del turismo de las Illes Balears. BOIB núm. 106 de 21 de Julio de 2012 y BOE núm. 189 de 08 de Agosto de 2012

[3] Decreto 20/2015, de 17 de abril, de principios generales y directrices de coordinación en materia turística; de regulación de órganos asesores, de coordinación y de cooperación del Gobierno de las Illes Balears, y de regulación y clasificación de las empresas y de los establecimientos turísticos, dictado en desarrollo de la Ley 8/2012, de 19 de julio, de Turismo de las Illes Balears. BOIB núm. 56 de 18 de Abril de 2015

[4] La Ley 8/2012, de 19 de julio ya no considera esta categoría y por tanto, no se pueden dar de alta nuevos establecimientos

[5] Ley 2/2005 de 22 de marzo, de comercialización de estancias turísticas en viviendas. BOIB núm. 54 de 07 de Abril de 2005 y BOE núm. 101 de 28 de Abril de 2005

[6] Ley 6/2017, de 31 de julio, de modificación de la Ley 8/2012, de 19 de julio, del turismo de las Illes Balears, relativa a la comercialización de estancias turísticas en viviendas. BOIB núm 93 de 31 de julio de 2017 y BOE núm. 223 de 15 de Septiembre de 2017

 Figura 19. Plazas turísticas por tipología en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

Figura 19. Plazas turísticas por tipología en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

 Figura 20. Plazas turísticas por tipología de hoteles y apartamentos turísticos en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

Figura 20. Plazas turísticas por tipología de hoteles y apartamentos turísticos en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

 Figura 21. Plazas turísticas por tipología de turismo rural y campings en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

Figura 21. Plazas turísticas por tipología de turismo rural y campings en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

 Figura 22. Plazas turísticas por tipología de viviendas turísticas en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

Figura 22. Plazas turísticas por tipología de viviendas turísticas en Ibiza 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

 Figura 23. Plazas turísticas por municipios 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)

Figura 23. Plazas turísticas por municipios 2011-2018. Elaboración propia. Fuente: Consell Insular d’Eivissa e Institut d’Estadística de les Illes Balears (IBESTAT)