Turismo: Demanda turística y oferta turística

Home / OBSERVATORIO DE SOSTENIBILIDAD DE IBIZA / Turismo: Demanda turística y oferta turística

Las Pitusas reciben anualmente más de 3 millones de turistas y albergan más de 19 millones de pernoctaciones anuales, poniendo claramente de manifiesto la envergadura del fenómeno turístico en estas dos islas.

La llegada anual de turistas se ha incrementado un 4,5% desde 2016 pero el hecho más notable es el aumento de la llegada de turistas en temporada baja. En 2016 llegaron en temporada baja alrededor de 308.000 turistas y en 2018 se superan los 370.000, es decir, han aumentado un 21%. Se observa asimismo para el período 2016-2018, un incremento en el número de turistas en todos los meses de la temporada baja, con una sola excepción, el mes de noviembre, en que la presencia de visitantes ha bajado un 9%. En temporada alta el incremento ha sido de 2,7% e incluso en agosto baja un 1,3% la llegada de turistas a las Pitiusas. La llegada de turistas extranjeros en temporada baja supera por primera vez la llegada de turistas nacionales y es que el aumento ha sido muy significativo, del 32% entre 2016 y 2018. El Índice de Estacionalidad Turística muestra el mismo comportamiento, disminución de la punta estival y un aumento en los meses de temporada baja.

La presión turística sobre la población hace que por cada habitante en las Pitiusas se contabilicen 20 turistas, y que en el mes de agosto la ratio de turistas por habitante se multiplique por 22 en comparación con el mes de diciembre.

Por otra parte, el incremento de visitantes ha hecho crecer los ingresos turísticos. Según la encuesta Egatur el gasto global de los turistas supera los 3 millones de € anuales, un 14% más que en 2016 y el gasto diario en las Pitiusas es el mayor de las Baleares, con más de 160€ por persona y día.

La oferta de alojamiento turístico en la isla en 2018 supera por primera vez las 90.000 plazas, con un incremento del 4,5 % desde 2016. La suma de más de 4.000 plazas desde 2016 es debido a partes iguales por la oferta hotelera y la de viviendas turísticas, con la suma de más de 2.000 plazas cada tipología. En particular en los hoteles, crece más del 40% desde 2016 las plazas en hoteles de 4 y 5 estrellas. El turismo rural aun presentado un cómputo total de plazas muy inferior a las otras tipologías, también muestra un ascenso en las plazas disponibles, del 11% entre 2016 y 2018. Cabe mencionar que estos datos hacen referencia al total de plazas de las diferentes tipologías de alojamiento turístico dadas de alta en el Registro insular de empresas, actividades y establecimientos turísticos, por tanto, no tiene en cuenta toda aquella oferta existente al margen del marco legal.

La rentabilidad del sector hotelero en las Pitiusas goza de buena salud con un incremento tanto de la tarifa media diaria como de los ingresos por habitación disponible, del 5,7% y del 4,2% desde 2016 hasta 2018. Este aumento se debe, entre otros factores, a la mayor oferta de plazas turísticas en hoteles de 4 y 5 estrellas ya que desde 2016 han crecido más de un 40% solo en Ibiza.

Por último, se han calculado dos indicadores para conocer la intensidad turística del destino. En primer lugar, se analiza el número de plazas turísticas por cada 100 habitantes, que da una idea de la presión que puede estar provocando la oferta de alojamiento entre la población local. Los datos muestran que para el período de 2011 a 2018 el número de plazas por cada 100 habitantes es de 61. El municipio con mayor número de plazas entre 2011 y 2018 por cada 100 habitantes es Sant Joan de Labritja con 109 y el menor, Ibiza con 28. Otro indicador que da información sobre la intensidad de uso de la oferta de alojamiento son las pernoctaciones por plaza turística. En este caso, el número de pernoctaciones por plaza turística en Ibiza en 2017 es de 157 para los hoteles y de 100 para los apartamentos.

El principal medio de transporte utilizado en la isla es el avión. La llegada de pasajeros por vía aérea es 2,8 veces superior que por vía marítima y en 2018 se supera por primera vez los 4 millones de pasajeros. Por vía marítima llegan desde 2016 más de 1,3 millones de pasajeros que sumados a los pasajeros por vía aérea, suman más de 5,3 millones de llegadas de pasajeros anuales. Por último, los pasajeros de cruceros también son una llegada de turistas que, aunque puntual (ya que los cruceros hacen normalmente escala en la isla) suman más de 270.000 personas más a la isla desde 2016.

La oferta de alojamiento turístico en la isla en 2018 supera por primera vez las 90.000 plazas, con un incremento del 4,5 % desde 2016. La suma de más de 4.000 plazas desde 2016 es debido a partes iguales por la oferta hotelera y la de viviendas turísticas, con la suma de más de 2.000 plazas cada tipología. En particular en los hoteles, crece más del 40% desde 2016 las plazas en hoteles de 4 y 5 estrellas. El turismo rural aun presentado un cómputo total de plazas muy inferior a las otras tipologías, también muestra un ascenso en las plazas disponibles, del 11% entre 2016 y 2018. Cabe mencionar que estos datos hacen referencia al total de plazas de las diferentes tipologías de alojamiento turístico dadas de alta en el Registro insular de empresas, actividades y establecimientos turísticos, por tanto, no tiene en cuenta toda aquella oferta existente al margen del marco legal.

La rentabilidad del sector hotelero en las Pitiusas goza de buena salud con un incremento tanto de la tarifa media diaria como de los ingresos por habitación disponible, del 5,7% y del 4,2% desde 2016 hasta 2018. Este aumento se debe, entre otros factores, a la mayor oferta de plazas turísticas en hoteles de 4 y 5 estrellas ya que desde 2016 han crecido más de un 40% solo en Ibiza.

Por último, se han calculado dos indicadores para conocer la intensidad turística del destino. En primer lugar, se analiza el número de plazas turísticas por cada 100 habitantes, que da una idea de la presión que puede estar provocando la oferta de alojamiento entre la población local. Los datos muestran que para el período de 2011 a 2018 el número de plazas por cada 100 habitantes es de 61. El municipio con mayor número de plazas entre 2011 y 2018 por cada 100 habitantes es Sant Joan de Labritja con 109 y el menor, Ibiza con 28. Otro indicador que da información sobre la intensidad de uso de la oferta de alojamiento son las pernoctaciones por plaza turística. En este caso, el número de pernoctaciones por plaza turística en Ibiza en 2017 es de 157 para los hoteles y de 100 para los apartamentos.

Conocer las motivaciones y valoraciones de un destino turístico es sin duda una información imprescindible desde la perspectiva ambiental. Por un lado, la motivación es aquello que lleva al turista a gastar una cantidad determinada de dinero y tiempo en sus vacaciones fuera de su lugar habitual de residencia. Por otro lado, la valoración es aquello que opinas una vez ya has llegado al destino en base a la experiencia vivida, y también, como no, a las expectativas creadas durante el proceso de motivación del viaje.

Para los destinos turísticos es de vital importancia que motivación y valoración vayan en la misma dirección, porque de poco sirve atraer a mucha gente a tu destino si las valoraciones después de la visita no son favorables y en consecuencia, no creas un vínculo, una fidelización entre el destino y los turistas.

Los datos para Ibiza están mostrando esta divergencia entre las motivaciones de los turistas para viajar a Ibiza y su posterior valoración, que sin duda está provocando una pérdida de competitividad turística a favor de otros destinos cercanos.

Si entre las principales motivaciones se encuentran las playas y el paisaje, la valoración posterior de estos aspectos no llega al aprobado. El entorno ambiental es el aspecto peor valorado y dentro de éste, se suspende a las aguas marinas (que por primera vez desde 2005 no llega al aprobado) y al entorno urbano y paisaje, con una valoración de sobre 10. Además, otras cuestiones como la contaminación acústica, la masificación o la limpieza se encuentra por debajo de un 4 de valoración.

Las redes sociales, otra herramienta para detectar motivaciones y valoraciones pone de manifiesto que mientras se habla de actividades al aire libre, playas, naturaleza, etc., estos aspectos no son los mejores valorados por los usuarios.

La opinión de los residentes sobre el turismo indica que las debilidades del turismo son mayores a las fortalezas. Dentro de las fortalezas, la mitad de los encuestados considera que el turismo es la base del bienestar seguido de la generación de puestos de trabajo pero ambos aspectos cada vez año tienen menor porcentaje de respuesta. En cuanto a las debilidades, el 90% de los encuestas responden la elevada estacionalidad aunque lo más destacable seria el aumento en la percepción de que el trabajo que se genera de la mano del turismo es de mala calidad, tanto en salarios como en contratos. La excesiva ocupación del territorio e infraestructuras y la dependencia de la actividad turística también son consideradas una debilidad por más del 75% de las personas encuestadas.