Salud, Educación y Bienestar

Home / OBSERVATORIO DE SOSTENIBILIDAD DE IBIZA / Salud, Educación y Bienestar

La salud se estudia en este informe desde 3 perspectivas. La primera, muy básica, es la cobertura sanitaria de la población, a través del número de tarjetas sanitarias. Los datos muestran que no hay un problema de cobertura sanitaria en la isla, ya que el 100% de la población dispondría de tarjeta.

La segunda perspectiva es analizar algunas de las causas de muerte principal en la isla. Se ha escogido, la tasa de suicidios porque es la causa principal de muerte no natural entre la población española y la tasa de mortalidad por accidentes de tráfico, ya que está muy relacionada con otro indicador del informe, el de densidad de vehículos en las carreteras de la isla.

La tasa de suicidios en las Pitiusas ha ido fluctuando a lo largo de los años, experimentando su valor máximo en el año 2000 con una tasa de 16 por cada 100.000 habitantes.

La tasa de muerte por accidentes de tráfico ha ido disminuyendo en las Pitiusas a lo largo de los años, pasando de 23 en 2001 a 4 en 2016. El año 2017, coincidiendo con un aumento en la intensidad media diaria de vehículos, la tasa se ha duplicado, llegando a 9 muertes por cada 100.00 habitantes y superando con creces las tasas de otros territorios analizados.

En 2016 murieron por suicidio 17 personas en Ibiza y Formentera mientras que en accidente de tráfico fueron 6.

Por último, se analiza la salud ambiental de la isla, a través de la calidad del aire, con datos de tres de los principales contaminantes atmosféricos con repercusiones sobre la salud humana, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre y las partículas en suspensión PM10. Los datos recopilados desde el Gobierno de las Islas Baleares mediante 4 estaciones de medición, una en Sant Antoni, dos en Ibiza y una en Santa Eulària, ponen de manifiesto que de los tres contaminantes, las partículas son las que muestran peores valores, dando una calidad del aire buena pero superando en ocasiones el límite diario para la protección de la salud. Se apunta desde el Gobierno que los episodios africanos pueden incidir en estas superaciones así como otros fenómenos ajenos a la contaminación propiamente dicha, como los incendios. Aún este hecho, está claro que este contaminante está presente en el aire de la isla y que el origen es principalmente antropogénico. Can Misses es la estación que presenta peores valores en las mediciones, y no es de extrañar teniendo en cuenta la cercanía de la central térmica así como del puerto, dos de los principales grandes focos emisores de contaminantes. Otro dato para la reflexión, es que no se percibe, al menos con los datos públicos, una disminución del NO2, SO2 ni PM10 en las estaciones de medición con el cambio a gas natural de la Central Térmica de Ibiza.

La evolución de matriculaciones enn los cursos comprendidos entre 2012 y 2018 en Educación Primaria y Secundaria en Ibiza y Formentera ha sido positiva mientras que en Bachillerato el número de matriculaciones ha disminuido en los últimos seis cursos. La tendencia observada en Ibiza es similar a la de Baleares. En las Pitiusas durante el curso académico 2017-2018 el total de matriculaciones en Educación Primaria fue de 8.627 (+ 12,9 % respecto 2012-2013), en Educación Secundaria fue de 5.020 (+8,5 % que en 2012-2013) y en Bachillerato 1.521 (-5,8 % que en el curso 2012-2013).

Los certificados de profesionalidad no muestran una tendencia estable en las Pitiusas sino que presentan oscilaciones en los años analizados que va de 2013 a 2018. En 2017 se logra el máximo de certificados, con 264. Sin embargo un año después, en 2018, se reduce casi a la mitad. Los años anteriores a 2017 los certificados anuales oscilan entre 150  y 250.

La educación ambiental es una herramienta clave para hacer llegar los valores ambientales de un territorio a su población. En Ibiza diversas entidades, públicas y privadas, llevan a cabo acciones de educación ambiental en la isla. Sin embargo, es complicado obtener información y además que se pueda comparar. Se han solicitado datos a diversas entidades y en este informe se presentan las que han obtenido respuesta a fecha de junio de 2019. Son datos del Govern de les Illes Baleas y del Consell Insular d’Eivissa. El Centro de Interpretación Es Amunts ha recibido desde 2011 a más de 12.000 personas, más de 5.000 escolares han participado en actividades en centros escolares dirigidas desde el Govern de les Illes Balears y los centros escolares han mostrado un interés creciente en el medio ambiente ya que se han casi cuadriplicado en número de centros del Programa de Centros Ecoambientales desde el inicio, en 2004. Las actividades del Consell d’Eivissa llegaron a más de 4.000 personas en 2017 y a cerca de 1.900 en 2018.

La Agenda Local 21, creada con la intención de incorporar la gestión ambiental en los municipios y hacerlo a través de la participación ciudadana no ha calado en la isla. A día de hoy, todo parece apuntar que ninguna AL21 está activa y es más, en Sant Joan y Sant Josep, ni siquiera se llegó a redactar el plan de acción local. Además, solo Santa Eulària ha acabado todo el proceso, con la ratificación del plan de acción y su registro en AL21 Balear y lo hizo en 2013, sin que nada indique que se haya realizado revisión alguna del documento desde entonces.

La renta disponible en Ibiza ha aumentado un 27% desde 2013 hasta 2016, superando los 1.300 millones de € en 2016. El crecimiento experimentado tanto en la isla como en los municipios es superior al valor para el conjunto de las Islas Baleares.

La renta media disponible en los municipios de Ibiza ha crecido también desde 2016, aunque con menor intensidad en todos los ámbitos estudiados, entre un 10 y 16% en los municipios ibicencos, del 11% para Baleares y del 6% para el conjunto de España. La renta media disponible de los municipios es superior a la referencia de municipios estatales de tamaño similar.

La crisis económica impactó con fuerza a los ibicencos, y en 2013, 3 de cada 4 consideraba la situación económica de la isla como mala. Poco a poco, la crisis se ha ido desvaneciendo y los residentes se sienten más optimistas, aunque más del 70% la sigue considerando regular.

Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual en Ibiza en representaron en 2018 el 0,7% del total de infracciones y la tasa de delitos sexuales por cada 1.000 habitantes fue de 0,6. A pesar de parecer poco, los datos observados en Ibiza comparados con Baleares y España están por encima, en especial, el porcentaje de delitos por agresión sexual con penetración sobre el total de delitos sexuales. Ibiza concentra el 14% de delitos sexuales de la isla.

Los datos de afiliación de mujeres a la Seguridad Social muestran un aumento del número de afiliaciones pero aun así la diferencia entre mujeres y hombres sigue siendo significativa y menos del 46% son mujeres. En Sant Antoni el porcentaje es aún inferior, del 44%.

La criminalidad en Ibiza a pesar que ha disminuido en 2018, pasando de 110 delitos por cada 1.000 habitantes en 2017 a 87 en 2018, es elevada. Exactamente, en 2018, fue el doble de la estatal. La criminalidad también tiene un comportamiento estacional, y durante el segundo y tercer trimestre, se dieron más del 65% de las infracciones en 2018. Porcentualmente, tienen en la isla un mayor peso las infracciones por tráfico de drogas y por sustracción de vehículos.