Estado de conservación de las praderas de Posidonia oceánica

Home / OBSERVATORIO DE SOSTENIBILIDAD DE IBIZA / Naturaleza y biodiversidad: medio marino y medio terrestre / Estado de conservación de las praderas de Posidonia oceánica

Claves

  • En 19 de 43 calas se ha detectado la presencia de mata de Posidonia
  • En Talamanca, en la bahía de San Antonio y en Santa Eulalia, las zonas de mata muerta alcanzan un 5% de la superficie.
  • Los fondeos y los vertidos de aguas residuales son las principales causas de la regresión de la pradera de Posidonia oceanica.
DefiniciónEstado de conservación de las praderas de Posidonia oceanica en función de la superficie de mata muerta en la isla de Ibiza.
MetodologíaDurante los meses de marzo-abril de 2018 se realiza una cartografía bionómica donde se delimitan las superficies de Posidonia oceanica y Cimodocea nodosa en 43 ámbitos (playas, calas) de la isla de Ibiza. En la cartografía también se delimita la presencia de zonas con mata muerta de Posidonia oceanica.
A partir de los datos que ofrece esta cartografía bionómica se desarrolla el presente indicador.
Unidades% de la superficie del ámbito de estudio.
TemporalidadAño 2018
Escala geográficaInsular
Fuentes de informaciónDiagnóstico de las potenciales afecciones de la frecuentación marina por el turismo náutico y propuesta de ordenación del litoral de Eivissa (Consell d'Eivissa, 2018).
ObservacionesLas zonas identificadas como mata muerta se encuentran en el interior de la pradera. Se tratan de zonas de rizoma muerto sin el aparato foliar. Estos se encuentran muy fragmentados entre la pradera de Posidonia oceánica; no habiéndose descrito superficies continuas de grandes dimensiones (mayores de 100 m2). Es por ello que estos hábitats son identificados como pradera de Posidonia oceanica mixta con mata muerta.
La presencia de mata muerta se considera un indicio de regresión de la pradera de Posidonia oceanica.

Resultados

La mata muerta -en los ámbitos en los que se ha detectado- forma un hábitat mixto con la pradera de Posidonia oceánica. Ocupa una superficie total que corresponde a menos del 1% del total de la superficie del conjunto de los ámbitos de estudio. Aunque la superficie ocupada por este hábitat no sea muy extensa, ha resultado ser muy frecuente ya que se ha encontrado en 19 de los 43 ámbitos de estudio.

Entre todos los ámbitos en los que se ha detectado destacan: la bahía de Talamanca, la bahía de Sant Antoni y la bahía de Santa Eulària, donde alcanza porcentajes respecto a la superficie de los ámbitos de estudio, próximos al 5%. Sobre los parches de mata muerta en estas tres bahías se han desarrollado nuevos hábitats procedentes de la colonización de Cymodocea nodosa, lo que hace presuponer que la mata se encuentra en regresión (Figura 6, Figura 7 y Figura 8).

Si se contrastan estos datos con los datos de fondeos que se reflejan en el punto 1.1.2.; se observa que los dos primeros ámbitos donde encontramos estas zonas de mata muerta también son los ámbitos de más presión derivada del fondeo de embarcaciones. Es decir, en general se puede asumir que las zonas de mata muerta en las praderas de Posidonia oceanica, -sobre todo en las partes someras- se pueden adscribir al fondeo de embarcaciones de recreo con ancla.

Entre las otras causas de regresión de la pradera de Posidonia oceanica, destaca la presencia de vertidos de aguas residuales deficientemente depuradas que determinan cambios en las características fisicoquímicas de la columna de agua, como por ejemplo el aumento de la turbidez o de nutrientes que estimulan a menudo el crecimiento de otras especies que compiten con la fanerógama por el espacio y con menos requerimientos ecológicos.

En las otras calas donde se ha detectado la presencia de mata muerta, las praderas de Posidonia oceánica se pueden considerar en regresión, aunque con un grado menor, debido a la ausencia de otras especies que colonicen estos espacios.

 Figura 6. Cartografía bionómica de la bahía de Talamanca, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018)

Figura 6. Cartografía bionómica de la bahía de Talamanca, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018)

 Figura 7. Cartografía bionómica de la bahía de Sant Antoni de Portmany, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018).

Figura 7. Cartografía bionómica de la bahía de Sant Antoni de Portmany, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018).

 Figura 8. Cartografía bionómica de la bahía de Santa Eulària des Riu, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018).

Figura 8. Cartografía bionómica de la bahía de Santa Eulària des Riu, 2018. Las áreas perfiladas en negro son las áreas donde aparece Posidonia oceanica muerta. Elaboración propia (Fuente: Consell d′Eivissa, 2018).