Ibiza: Disminuye el aprovechamiento forestal, aumenta el riesgo de incendio

Home / Noticias / Ibiza: Disminuye el aprovechamiento forestal, aumenta el riesgo de incendio

Ibiza: Disminuye el aprovechamiento forestal, aumenta el riesgo de incendio

En el Día Internacional de los Bosques, el Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza insiste en la necesidad de rentabilizar el aprovechamiento maderero de la isla

Ibiza, 21 de marzo – En estos días de confinamiento a causa de la crisis del COVID-19 son muchas las personas que añoran poder pasear y disfrutar de la naturaleza que nos ofrece Ibiza, una naturaleza que, más allá de la playa, es en gran medida monte y bosque. Por eso, en el Día Internacional de los Bosques, el Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation quiere poner en valor este ecosistema y su papel en la pitiusa mayor a fin de conservar su excepcional biodiversidad y profundizar en la lucha contra incendios.

Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático ya que cubren un tercio de la tierra y más del 50% de la superficie de Ibiza, ocupando 30.013 de las 57.257 hectáreas totales de la isla.  Estas cifras suponen que, desde un punto de vista biológico, los bosques sean también en esta isla, uno de los ecosistemas terrestres más diversos.

Pero pese a los constatables beneficios que nos brindan los bosques, no siempre se les presta la atención que merecen. Por ello, el Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza aprovecha este día mundial para lanzar algunos de los datos que recoge su Informe de sostenibilidad 2019 -actualmente en fase de elaboración- y que ponen de manifiesto los bajos aprovechamientos forestales de la isla entendidos como aquellos aprovechamientos de los productos con valor de mercado característicos de los montes.

Lo cierto es que en Ibiza prácticamente no se producen aprovechamientos forestales maderables, siendo las principales especies sobre las que se actúa el pino carrasco, la encina y el olivo. Según parece, los trabajos que se realizan actualmente en el monte están eminentemente encaminados a limpiezas o prevención.

Si se observan los datos recogidos en el informe del Observatorio, entre 2005 y 2007 el volumen forestal extraído se mantuvo estable en Ibiza y a partir de 2008 aumentó gradualmente hasta alcanzar un máximo de 9.047,96 m3 en 2013; año a partir del cual el volumen disminuyó hasta llegar en 2018 a tan sólo 926,26 m3.

El aumento registrado entre 2008 y 2013 podría atribuirse a la recogida de madera quemada tras el terrible incendio del año 2011 que calcinó la sierra de Morna, en el término municipal de Sant Joan, así como a la sensibilización de los propietarios forestales por tener el monte “limpio” tras un episodio de incendio forestal como el de aquel año.

Pero parece que esa sensibilidad se ha ido perdiendo desde entonces. Los datos del actual bajo aprovechamiento forestal son síntoma del abandono del mantenimiento del bosque de la isla que tiene que ver también con su baja rentabilidad -ya que la calidad del pino ibicenco no pude competir en el mercado con maderas como las de los pinos del País Vaco- pero también con una falta de adaptación por parte de la sociedad ibicenca a los nuevos usos del bosque y a una baja concienciación sobre las posibilidades del uso de la leña y de la biomasa que ofrece el monte de la pitiusa mayor.

Un buen ejemplo de este uso es la caldera de biomasa de las piscinas de Sant Josep que, en 2019, redujo en un 88% el consumo de combustibles fósiles, pasando de 70.000 a 8.000 litros de gasoil al año. Porque usos como este de la biomasa que se acumula en Ibiza no sólo resultan rentables económicamente, sino que además contribuirían a la lucha contra incendios.

Pese a que en 2019 en Eivissa solo se registraron 2 incendios forestales y 27 conatos que arrasaron en total 5,1 hectáreas, y que en el último decenio se ha registrado en la isla una mayor eficiencia en el control y extinción de los conatos de incendios; la situación de bajo aprovechamiento forestal implica un aumento significativo de la biomasa y, por tanto, un consecuente aumento del riesgo de futuros incendios forestales en la isla.

Por todo ello, desde el Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation insisten en que la madera es un recurso natural renovable que se puede producir con un coste ambiental bajo -siempre y cuando se eviten los impactos ambientales negativos derivados de la explotación forestal-  y que los bosques mediterráneos explotados conforme a prácticas tradicionales presentan una biodiversidad extraordinaria, que tiende a disminuir cuando cesa la explotación.

Por eso, en Opinión del Observatorio, si se promociona una gestión forestal sostenible de los bosques de la isla, esta explotación podría lograr que estos ecosistemas no sólo resultaran económicamente rentables y socialmente útiles, sino que, a la vez serían una herramienta ideal para conservar sus valores ambientales y su biodiversidad y luchar activamente contra los incendios.