Disminuye la cantidad de agua desalada producida en Ibiza un 12% entre 2019 y 2020 debido a la situación sanitaria

Home / Noticias / Disminuye la cantidad de agua desalada producida en Ibiza un 12% entre 2019 y 2020 debido a la situación sanitaria
Home / Noticias / Disminuye la cantidad de agua desalada producida en Ibiza un 12% entre 2019 y 2020 debido a la situación sanitaria

Todos los municipios de Ibiza excepto Santa Eulària registraron un descenso en el consumo de agua desalada

Ibiza, 10-08-21 – Los datos recopilados por la Alianza por el Agua de Ibiza y Formentera para el Informe 2020 del Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation -actualmente en fase de elaboración- ponen de manifiesto que la cantidad de agua desalada producida entre 2015 y 2020 se incrementó en un 26%; sin embargo, y debido a la situación excepcional ocasionada por la COVID-19, en 2020 se registró una disminución en la producción de agua desalada con respecto a 2019.

Pese a ello, la compra de agua desalada en 2020 fue superior al de 2018. Así, en Ibiza durante el año pasado se compró un 12% menos de agua desalada que en 2019. En 2020, la producción de agua desalada no alcanzó la capacidad productiva, a diferencia de 2019, cuando en agosto hasta se superó.

En lo que se refiere a la producción mensual en la isla, en 2020 ésta mostró una disminución mes a mes con respecto a lo producido en 2019. De esta forma, en 2020 se registró el máximo producido en los últimos 5 años durante los meses de enero a marzo, mientras que, en abril, a raíz de la pandemia y de la parálisis ocasionada por la crisis sanitaria, el volumen producido fue el menor de los últimos años. Una tendencia que continuó a lo largo de los meses posteriores, cuando el volumen producido también fue menor que en 2019.

Por municipios, el que recibió una mayor cantidad de agua desalada en 2020 fue Eivissa (3,80 hm3), seguido de Sant Josep (3,54 hm3), Sant Antoni (1,04hm3), Santa Eulària (1,04hm3) y Sant Joan (0,14hm3).

Como vemos, en el conjunto de la isla de Ibiza durante 2020 ha disminuido la compra de agua desalada en todos los municipios menos en Santa Eulària, donde la compra ha aumentado 8%.

La Alianza por el Agua recuerda que en 2020 Ibiza entró en prealerta por sequía por tercer año consecutivo, hecho que afecta directamente a nuestros acuíferos, favoreciendo su salinización. El escenario ocasionado por la crisis sanitaria brindaba la oportunidad de reducir al mínimo exponente la explotación de aguas subterráneas, sustituyéndolas por agua desalada para dejar respirar a nuestros acuíferos. No obstante, las desaladoras se han infrautilizado, primando más el uso de agua subterránea, más barata, pero con un coste ecológico inconmensurable. La Alianza por el Agua reclama la necesidad de revertir el modelo de explotación y que las aguas subterráneas sean empleadas en los casos en los que las desaladoras no alcancen a cubrir la demanda, al menos hasta que se hayan recuperado nuestros acuíferos.