Ahorra energía

Home / Actúa en verde / Ahorra energía

Es frecuente que la energía no se consuma, sino que se pierda. Utilizar más eficientemente la energía es tan importante como generarla de fuentes renovables. Pequeños cambios pueden hacer que tu vivienda resulte más confortable y saludable todo el año. Además de resultar mejor para tí, reducirás tus emisiones y tu factura eléctrica. Las nuevas tecnologías pueden mejorar el comportamiento energético de tu vivienda, de manera que consumir menos energía no suponga prescindir de sus ventajas.

Qué puedes hacer tú:

Sustituye las bombillas incandescentes por dispositivos LED

Se estima que las bombillas LED son aproximadamente un 80-90% más eficientes que las incandescentes, ya que en éstas gran parte de la energía se pierde en forma de calor. Las LED son además más versátiles y duraderas: su vida útil puede llegar a las 50.000 horas, comparado con las 1.500 de duración de otras bombillas, por lo que no tendrás que cambiarlas tan a menudo.

Compra solo aparatos eléctricos eficientes energéticamente

Cuando tengas que cambiar un electrodoméstico, opta por un aparato con calificación A, que consume menos energía y recursos, por ejemplo agua. Comprar aparatos eléctricos más eficientes puede costar un poco más, pero a la larga supondrá un ahorro.

Instala paneles solares para calentar el agua

Alrededor de una tercera parte del consumo energético doméstico se destina a la producción de agua caliente. Utiliza el sol para calentar el agua, en vez de quemar gas o petróleo. Los paneles solares para calentar agua son fácil de instalar, y reducirán tu factura eléctrica.

Instala una cocina de inducción

Cocinar con gas produce emisiones nocivas para la salud, calienta tu cocina, aumenta la humedad y puede incluso resultar peligroso. Las cocinas de inducción, que utilizan electricidad para producir campos magnéticos, son rápidas, fiables y fácilmente graduables, además de eficientes, fáciles instalar, limpias y más seguras que las de gas y de vitrocerámica.

Acristalamiento doble o triple

Las ventanas con acristalamiento doble o triple reducen un 50% el calentamiento de un edificio en verano y sus pérdidas de calor en invierno comparadas con las de cristal sencillo. Mejorar el acristalamiento permite reducir el gasto en calefacción y refrigeración, ahorrando un 40-70% en la factura eléctrica.  También reduce la entrada de radiaciones ultravioletas que provocan daños a las células cutáneas y decoloran el mobiliario, y disminuye las condensaciones que ocasionan hongos.  Este tipo de cristales son más gruesos y fuertes, por lo que además mitigan el ruido y son más seguros.

Aísla y ventila adecuadamente tu vivienda

Una vivienda mal aislada se calienta mucho en verano y pierde calor en el invierno. Asegúrate de que tu tejado, paredes y suelo están bien aislados. Arregla las posibles fugas de aire caliente o frío alrededor de las ventanas, puertas y chimeneas, e instala un buen sistema de ventilación que favorezca la entrada de aire fresco y elimine la humedad.

Controla tu consumo energético

Instala un contador inteligente para hacer un seguimiento de tu consumo y mejorar tu eficiencia energética. Los sistemas inteligentes -por ejemplo los de la compañía española company Ampere Energy , que predicen el consumo y recomiendan las opciones más favorables- gestionan tu energía. Son el complemento perfecto para una instalación solar, puesto que te permiten saber qué cantidad de energía consumes y cuándo lo haces.

Otros consejos para ahorrar energía

  • Desenchufa los aparatos eléctricos y cargadores cuando no los estés utilizando, ya que siguen consumiendo energía.
  • Utiliza ventiladores de techo en verano y en invierno (marcha atrás) –gastan muy poca energía, equivalente al consumo de una bombilla.
  • Mantén lleno el congelador para que funcione más eficientemente.
  • Instala sensores de movimiento para el encendido de luces.
  • Compra una funda aislante para el termo de agua caliente.
  • Planta arbolado delante de la fachada sur de tu vivienda para darle sombra.